Víctor Palmero: “Yo solo sé que mi vida, en aquel momento, me parecía aburrida”

By 13 d'abril de 2022 cultura

¿Cuándo te das cuenta de que lo tuyo es actuar?

Pues bueno, fue raro porqué yo vengo de Onda, un pueblo pequeño de Castellón, y la verdad es que nunca había tenido ningún referente cercano ni nada que tuviese que ver con este mundo. Yo solo sé que mi vida, en aquel momento, me parecía aburrida y que no se parecía en nada a lo que yo veía en la tele o el cine. 

Desde que empecé a tener uso de razón, con 7-8 años, empecé a ver pelis como ‘Dentro del laberinto’ o ‘La historia interminable’. Me gustaba mucho el cine de terror… Y me flipaban también las pelis de aventuras, generalmente aquellas en las que los niños leían un libro o les pasaba algo que hacía que fuesen a un mundo distinto. Algo en mí quería vivir también esos mundos diferentes. Piensa que en ese momento yo era todavía demasiado pequeño para saber que eso era un trabajo y claro, lo vivía de verdad. (Ríe)

Y ya luego, haciéndome un poquito más mayor, empecé a ver ‘Compañeros’. Y claro, yo veía a la gente haciendo caballitos con la moto, todo el mundo besándose… y yo pensaba: “En mi cole esto no pasa… ¡Qué aburrido!”. 

‘Compañeros’ marcó a toda una generación.

Sí, totalmente. Y entonces empezaron a salir vídeos de los making off’s de cómo se hacía la serie y creo que allí fue cuando me di cuenta de que eran actores y de que esto era una profesión. En aquel momento, algo hizo “click” en mi mente y pensé: “Yo quiero vivir todas estas cosas que parece que solo se viven detrás de la pantalla. ¡Tengo que ser actor!”

Y allí fue cuando ya empecé a volverme loco. (Ríe) Si aparecía un teléfono en algún programa de TV en el que contaban cotilleos de la tele, llamaba. Si había un casting para algo, llamaba. Y bueno, llamando, llamando, llegó un día en que empezaron a devolverme las llamadas y de esta forma empecé a hacer mis primeros castings para la televisión valenciana y a entender un poco más cómo funcionaba esta profesión. Sinceramente, considero que mi gran suerte fue tenerlo tan claro desde tan joven. 

¿Esperabas llegar a tener el éxito que estás teniendo? 

Supongo que durante toda mi vida ha habido altibajos y quizás no esperaba llegar donde he llegado, pero sí que es verdad que no he parado nunca de trabajar para conseguirlo. Y a día de hoy sigo dándome cuenta de ello. El otro día, por ejemplo, estaba en el Teatro Principal de Zaragoza, que es un teatro precioso y enorme, y pensaba: “¡Me encantaría trabajar aquí!”. Pues, casualmente, hace un par de semanas me ofrecieron hacer de maestro de ceremonias allí, con ‘The Hole’. En ese momento, le mandé un vídeo del teatro a mi madre, en plan: “Mamá, ¡mira donde estoy!” y ella me respondió: “¿Víctor, tú te acuerdas cuando eras niño y llegabas a casa preguntando si habían llamado de algún casting?”. Me emocionó un poco que me dijera esto, la verdad, porqué joder…

Porque lo has conseguido.

A veces siento que no soy consciente de las cosas que me están pasando. Es cómo que he empezado a vivirlas con mucha normalidad y la verdad es que me gustaría mantener esa ilusión, tan fuerte, con la que empecé. Y con proyectos como ‘Johnny Chico’, por ejemplo, creo que lo consigo.

Recientemente has decidido no seguir en ‘La que se avecina’, después de 7 años en la serie. ¿Te ha sido difícil tomar esa decisión?

Ha sido una decisión muy meditada y, hombre, también difícil, sí. Pero, sinceramente, opino que ha sido en el momento correcto porque —si bien es cierto que he disfrutado mucho de toda la creación del personaje de Alba y de trabajar con mis compañeros, con los creadores, con los guionistas…— es verdad que hubo como una pausa muy larga después del confinamiento, que es cuando tuvo lugar el cambio de plató, que de alguna forma me cogió inmerso en otros proyectos teatrales, como ‘Johnny Chico’ y ‘The Hole’, y la verdad es que me apetecía mucho más volcarme en eso. No sé si es un adiós definitivo, pero sí sé que —por ahora— mi personaje no va a estar en la próxima temporada de ‘La que se avecina’.

Imagino que habéis sido todos como una gran familia, pero ¿hay alguien de ‘LQSA’ con quién hayas conectado un poco más?

Pues la verdad es que con Jordi Sánchez y Nathalie Seseña, al tener la trama padres-hija, había una relación muy bonita. Y también —por compartir camerino de al lado y prácticamente ser vecinos en la vida real— con Nacho Guerreros, que le quiero un montón. Y de hecho, estamos con un texto entre manos, de un proyecto teatral que nos molaría hacer juntos.

¿Un consejo para los que justo empiezan?

Que lo prueben todo. Y que escojan escenas que les sean acordes o que quieran sentirse cómodos en ellas, y que las hagan. Que se graben self-tapes y los manden a representantes y agencias de casting.

Y les advertiría también de que les costará muchísimo verse. A mí por lo menos me costó mucho hacerlo de manera objetiva. Pero es guay aprender a mirarse. Te ayuda a juzgar bien y a ver qué funciona, qué no, qué te crees de lo que estás viendo y qué no… 

¿Cómo llevas las críticas?

Muy bien. La verdad es que suelen ser constructivas y de gente que me quiere. He tenido mucha suerte con ‘Johnny Chico’, por ejemplo. Han sido todas maravillosas.

Lo único que puedo decirte, así como “peor”, son los típicos mensajes absurdos que deambulan en las redes sociales, de haters sin foto de perfil. Con ellos directamente lo que hago es “block” y “ciao”.

Y por último, ¿proyectos de futuro a corto plazo?

Pues ahora estoy con ‘Johnny Chico’, que yo creo que tiene todavía bastante vida por delante. Sigo de gira con ‘The Hole’ y voy a estar como maestro de ceremonias en Valencia, Málaga, Murcia y puede que en algún otro sitio más. Y por último, la película “Todos lo hacen”, que la estrenamos en septiembre en cines. 

Y de momento eso es todo, siempre con ganas y buscando más.

Leave a Reply